top of page
  • Foto del escritorYamile Angulo Ganem

El ciclo de las dietas: por qué las dietas no funcionan

Actualizado: 11 sept 2023

¿Por qué las dietas no funcionan? Alguna vez has sentido que estás atrapada en un ciclo de subir y bajar de peso. Te haces la misma promesa una y otra vez: esta vez sí vas a perder esos kilos no deseados. Empiezas una nueva dieta, haces ejercicio, y por un tiempo, todo parece funcionar. Pero luego, una vez más, te encuentras en el mismo punto de partida, frustrada y decepcionada


Si esto te suena familiar, no estás sola. Hoy te voy a contar por qué las dietas no funcionan y cómo encontrar un enfoque más saludable y efectivo para cuidar de tu cuerpo.


¿Qué es el ciclo de las dietas?


por qué las dietas no funcionan
Ciclo de dietas


1. Motivación inicial: El ciclo de las dietas empieza con el deseo de perder peso. Tal vez te sientes presionada por los estándares de belleza, las opiniones de los demás o simplemente quieres sentirte mejor contigo misma.


No importa cuál sea la razón, lo que importa es que en tu búsqueda de una solución, es fácil caer en las trampas de las dietas restrictivas y los métodos extremos. Esos que prometen resultados rápidos y drásticos, pero lo que realmente entregan es un ciclo agotador de pérdida de peso temporal seguido de un aumento de peso casi inevitable.


2. Dieta restrictiva: entonces probablemente empiezas eliminando grupos de alimentos, contando calorías, ayunando o siguiendo planes alimenticios rígidos. Estas dietas prometen el éxito y la confianza que anhelas y durante las primeras semanas o meses, incluso pueden cumplir su promesa.


Es durante este tiempo que experimentas una pérdida de peso inicial, alimentando tu esperanza de que finalmente has encontrado la solución que tanto buscabas.


3. Pérdida de peso inicial: Es emocionante ver la báscula disminuir y notar que la ropa te queda un poco más holgada. La motivación está en su punto máximo, y parece que finalmente estas ganando la batalla contra esos kilos no deseados.


Sin embargo, hay una trampa en este proceso: esta pérdida de peso inicial es

resultado de la restricción calórica y no se sostiene a largo plazo. Y lo que es más importante, la forma en que llegaste a este punto no es sostenible ni saludable.


4. Estancamiento o frustración: Con el tiempo, la emoción de la pérdida de peso inicial comienza a desvanecerse. Es posible que la báscula ya no muestre los mismos números emocionantes, y las restricciones empiezan a sentirse más difíciles de seguir.


Esta es la fase en la que el ciclo de las dietas comienza a mostrar sus grietas. Los antojos y las ganas de comer los alimentos que has estado prohibiendo comienzan a intensificarse. La frustración y la desilusión empiezan a surgir mientras nos preguntamos por qué el proceso que parecía tan efectivo al principio ahora se siente tan complicado.

5. Incumplimiento: Llega un momento en el que tus fuerzas flaquean.


Ya sea porque estas física y mentalmente agotada de las restricciones o simplemente porque no puedes resistir más, estas cayendo en la tentación de comer lo que habías estado evitando-y que porcierto es una respuesta normal-.


Ten seguro que va a llegar un día en el que ya no vas a guantar más. Esta es la parte del ciclo en la que las puertas de la restricción se abren y vuelves a los hábitos de antes o a comer sin control. En este momento tu mente y tu cuerpo tratan de compensar lo que has estado negándole.

6. Recuperas el peso: La consecuencia inevitable de este patrón es la recuperación del peso perdido. Una vez abandonas la dieta, tu cuerpo tiende a restaurar su equilibrio y reservas de energía. Es como si él recordara los tiempos de restricción y tratara de protegertr almacenando más grasa y aumentando tu apetito.


Y así, después de semanas o meses, descubres que has vuelto a tu peso anterior o en algunos casos, incluso ha aumentado aún más.



7. Llega la culpa: Aquí es donde entra en juego la culpa y la autocrítica. Te regañas y juzgas por no haber sido lo suficientemente fuerte para mantener la dieta. Te culpas por ceder ante tus deseos y romper las reglas.


La narrativa de "fracaso" se apodera de tu mente, y en lugar de responsabilizar al ciclo de las dietas y su enfoque defectuoso, te culpas a ti por no haber tenido suficiente disciplina.


8. Nueva motivación y repetición: Sin embargo, este ciclo nunca parece ser el final. Después de un tiempo, la motivación vuelve a aparecer.


Tal vez vez una nueva dieta en línea, escuchas historias de éxito de amigos o simplemente te ves al espejo con una nueva determinación. Entonces, comienzas el ciclo nuevamente, alimentando la ilusión de que esta vez será diferente. Te comprometes a seguir las reglas con más fuerza y que esta vez no caerás en la tentación.


¿Te suena familiar este ciclo repetitivo? ¿Te sientes estancada en este patrón de subir y bajar de peso?


Rompiendo el ciclo de la dietas

por qué las dietas no funcionan

La verdad es que este ciclo de subir y bajar de peso no es solo agotador físicamente, sino que también afecta tu salud mental y tu relación con la comida.


¿Cómo salgo de aquí?

Puedes salir de este ciclo adoptando un enfoque completamente nuevo: la alimentación intuitiva.


A diferencia de las dietas restrictivas que te dicen qué, cuándo y cuánto comer, la alimentación intuitiva te enseña a escuchar y responder a las señales de tu propio cuerpo, permitiéndote regular naturalmente la cantidad de alimentos que consumes.


Ahora, la alimentación intuitiva no se trata de abandonar toda sabiduría nutricional. De hecho, este enfoque también incluye educarte sobre las necesidades nutricionales de tu cuerpo.


Aprenderás sobre la función de los diferentes grupos de alimentos y cómo proporcionan los nutrientes esenciales que tu cuerpo necesita. La diferencia es que esta guías nutricionales se integran de manera flexible en tu vida cotidiana, sin restricciones extremas ni reglas rígidas.


La belleza de la alimentación intuitiva radica en su enfoque de largo plazo. En lugar de buscar resultados rápidos y temporales, se enfoca en tu bienestar general y en construir hábitos alimenticios sostenibles.


A medida que te adentras en este enfoque, encontrarás que la obsesión por la pérdida de peso disminuye y en su lugar comienzas a valorar la energía, la vitalidad y la relación positiva con la comida.



Romper el ciclo de las dietas es un acto de amor propio y autocuidado. Significa liberarte de las cadenas de la restricción y el yo-yo constante.


Significa reconocer que no has fallado a las dietas, sino que las dietas te han fallado a ti. Al abrazar la alimentación intuitiva, te permites experimentar una verdadera libertad en tu relación con la comida y con tu cuerpo.


Te invito a dejar atrás las restricciones y abrazar la posibilidad de nutrirte de manera equilibrada, disfrutando de la comida sin culpa ni remordimientos. Separa una mentoría individual conmigo iniciar tu proceso y salir del ciclo de dietas por siempre.


75 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page